EICP School

Escuela Integrativa de Coaching y Psicología

Nos dedicamos desde el año 2008 a formar profesionales con sólidas bases en coaching y psicología, herramientas de vanguardia y el mejor ejercicio competencial y ético.

Ponemos en valor las investigaciones de grandes pensadores y profesionales de la psicología, pedagogía, filosofía, biología, el arte, el deporte, etc, quienes con su trabajo han configurado las estrategias más eficaces a lo largo de la historia.

Formación EICP

Formación

Nos dedicamos desde el año 2008 a formar profesionales con sólidas bases en coaching y psicología, promoviendo e incentivando el mejor nivel competencial y ético.

Ecampus EICP

eCampus

Ofrecemos a los estudiantes los medios necesarios para facilitar el proceso de adquisición del conocimiento, herramientas actuales que nos permiten estar en contacto continuo con nuestros alumnos.

AICP & EICP

Asociación

Creamos comunidad y construimos fuertes lazos buscando lo mejor para todos a través de esa sinergia.  La asociación nos ayuda como profesionales y nos aporta valor porque unidos somos más.

Definición de coaching desde EICP

Es una metodología derivada fundamentalmente de la psicología, se centra en la persona-cliente, se basa en los recursos actuantes y latentes del sistema sujeto, con el propósito de facilitar cambios o ajustes conductuales orientados a mejorar procesos que ya son funcionales.

Carlos Moya - 2016 - Enfoque Integrativo de Coaching y Psicología basado en evidencias.

Modelo integrativo de Coaching y Psicología

Hemos venido trabajando durante los últimos 10 años para desarrollar un modelo propio.

De manera sencilla, se puede definir el coaching como una metodología que facilita el proceso por el cual una persona o un colectivo parte de un estado en el presente “Estado Actual A” , en el que el cliente identifica un Gap (vacío entre lo que se tiene y lo que se desea), hasta un estado en el futuro, “Estado Deseado E”, donde consigue resultados Extra ordinarios o Excelentes.

Siguiendo el paradigma de la complejidad (Morin, Edgar, 1990), que propone un método integrador del conocimiento basado en saberes entrelazados y complementarios, el siguiente enfoque de coaching se desarrolla a través de fundamentos de psicología, basados en evidencias, que han funcionado a lo largo de la historia de esta ciencia y , sin duda, han conformado la metodología de lo que hoy se conoce como coaching, aplicado a individuos y a sistemas más complejos.

Este modelo se compone de cinco fases, respectivamente correspondientes a los estados de consecución en un proceso de coaching.

Cada fase demuestra cómo las diferentes escuelas de psicología crearon herramientas que, en la actualidad, se utilizan en el coaching, particularmente de la terapia centrada en el cliente (Rogers, 1951) y los avances en procesos empáticos (Carkhuff, 1969), así como los aportes de la psicodinámica(Freud 1910), en lo que se refiere a la comprensión de los conceptos de transferencia y contratransferencia para la óptima relación del coach con su cliente.

La pregunta obligada aquí es ¿cómo llegar del “Estado Actual A” al “Estado Deseado E”?

A = el estado actual, observar detenidamente el momento presente, en el que se encuentra tanto el coach como el cliente.

B = la búsqueda de sentido, dónde se encuentra el motor principal de las personas para generar procesos, liberando todos sus recursos.

C = creer en los propios procesos cognitivos, emocionales y conductuales. Un inventario de recursos del cliente en cada dominio, tanto los del presente como los obtenidos en procesos superados por él o ella en el pasado.

D = determinación, asegurarse de acotar suficientemente los procesos que se van a abordar, las estrategias de acción y los hábitos derivados que se van a realizar de manera sostenida para llegar al estado E.

E = estado deseado, observar detenidamente la meta que el cliente se ha presentado en el estado A.

Todas estas fases deben ser ubicadas dentro de un entorno o contexto con el que interactúa tanto el coach como el cliente.

Las escuelas de psicología que se abordan en la fase A = estado actual, son las propias de la Terapia gestalt (Perls y Laura Perls, 1942) y por otro lado, las herramientas derivadas de las tendencias de la tercera generación de psicología conductual, por ejemplo, Terapia de aceptación y compromiso, Mindfulness, etc.

Estas corrientes centran su observación en el presente, en el “aquí y ahora” tanto de la persona del coach como de la persona del cliente, así como el enfoque sistémico para hacer una valoración de las relaciones del cliente con su entorno.

La fase B = búsqueda de sentido, se vale de corrientes de la psicología como la Logoterapia (Frankl, 1926) y la Psicología Positiva (Seligman, Csikszentmihalyi, 1990) La logoterapia centra sus estudios en la voluntad de sentido como “motor principal de la existencia humana”.

Por su parte, la Psicología Positiva aborda el potencial de las personas como su objeto de estudio claramente diferenciado.

Durante la fase C = Creer, el coach se basará en sus propios procesos cognitivos, emocionales y conductuales; se vale de la escuela cognitivo conductual y el estudio de las emociones, tanto el derivado de la misma escuela, como los aportes de otros estudiosos de la materia.

Los aportes de las neurociencias, como la plasticidad cerebral, para apoyar la idea de creer en la posibilidad de cambios conductuales o cognitivos que a su vez generan cambios en la configuración del cerebro, sus respuestas emocionales y conductuales.

La fase D = Determinación, se asegura de acotar suficientemente los procesos que se van a abordar y las estrategias de acción y/o hábitos que se van a realizar de manera sostenida para llegar hasta E = Estado deseado.

La escuela conductual y la teoría del aprendizaje, modificación y mantenimiento de la conducta, son referencias clave para el óptimo desarrollo de esta fase.

Una vez se llega a la conducta deseada, se puede retomar el proceso con los fundamentos que abordamos en la fase A; tomar conciencia del nuevo presente de los recursos que la persona o colectivo ha conseguido es un paso necesario y de gran valor.

Además, facilita que cada sistema regule sus actos para disfrutar de los logros y ajuste su organismo al nuevo resultado, antes de pasar a otro reto de manera automática.

Equipo Docente

Carlos Julio Moya Ortiz

Carlos Moya

CEO Director
carlos.moya@eicpschool.com
Isabel Aranda

Isabel Aranda

Doctora en Psicología
info@eicpschool.com
Genoveva Vera Moreno

Genoveva Vera

Psicóloga – Coach
info@eicpschool.com
Mercedes Valladares

Mercedes Valladares

Psicóloga – Coach
info@eicpschool.com
Juan Carlos Carvajal

Juan Carlos Carvajal

Psicólogo – Coach
info@eicpschool.com
Jassel Arzuza

Jassel Arzuza

Psicóloga – Coach
info@eicpschool.com
Ana María Córdoba

Ana María Córdoba

Psicóloga – Coach
info@eicpschool.com
Marilyn Vanegas

Marilyn Vanegas

Psicóloga – Coach
info@eicpschool.com
Gustavo Urrego

Gustavo Urrego

Psicólogo – Coach
info@eicpschool.com

Helbert Sney

Psicólogo – Coach
info@eicpschool.com
Liz Danice Herrera

Liz Danice Herrera

Psicóloga – Coach
info@eicpschool.com
Luz Danny Moreno

Luz Danny Moreno

Psicóloga – Coach
info@eicpschool.com
Eduardo de Souza Laureano

Eduardo de Souza Laureano

Psicólogo – Coach
info@eicpschool.com
Gemma Ramírez Jiménez

Gemma Ramírez Jiménez

Coach Life & Business
info@eicpschool.com